Ideas Creativas

Imprime texturas: Un acabado para diseñar experiencias sensoriales

La neurociencia y las tendencias de consumo patentes demuestran la influencia de propiciar una experiencia sensorial positiva en el consumidor, tanto sobre la percepción de marca como en la decisión de compra. La impresión digital nos ofrece un novedoso y eficaz acabado para el diseño sensorial con mucho valor añadido: la creación de texturas.

El diseño sensorial es el arte de desarrollar diseños que ofrezcan cualidades táctiles, olfativas o sonoras de manera visual, es decir, que impliquen el máximo de sentidos con el fin de provocar y evocar emociones sobre el consumidor

Las emociones son las que guían la compra, así que vamos un paso más allá del diseño sensorial: ¿y si además de provocar emociones visualmente podemos diseñar para ofrecer una percepción táctil al consumidor? La creación de texturas es el nuevo aliado de los diseñadores para estimular e impactar en el consumidor con algo sorprendente y novedoso que podrán ver, sentir y tocar.

La textura con relieve de esta iguana se ha conseguido mediante la aplicación de capas de tinta blanca en diferentes volúmenes. De esta manera, se obtiene una textura con relieve muy precisa, con acabado de barniz aplicado de manera selectiva para aportar más realismo a las rugosas escamas de la iguana con sus matices de colores brillantes. Esta pieza se ha impreso sobre un soporte flexible, el vinilo monomérico blanco mate, ideal para escaparatismo.

Los estímulos son la mejor forma de calar en el consumidor: la incidencia de la publicidad táctil es muy sutil y atrayente, de manera que no se percibe como una amenaza sino como un valor añadido que recala directamente en el subconsciente modificando o creando una percepción de marca muy positiva. Así se potencia la identidad de marca antes de la compra, creando una satisfacción y placer previos en el consumidor.

Hay diseños que necesitan un extra de brillo que le aportará mayor realismo. En el caso de esta vidriera impresa sobre metacrilato transparente, la textura y el brillo de cristal poco pulido se han conseguido únicamente con barniz. En el caso de las juntas, el volumen se ha logrado con capas de tinta blanca en degradado y con barniz totalmente cubriente para darle brillo. Puede ser un fantástico recurso para el escaparate de una joyería, la decoración interior o incluso, para una sublime publicidad.

Una experiencia memorable

Generar experiencias positivas durante la compra es un requisito fundamental si queremos penetrar en la mente del consumidor. Es más, una vivencia directa con la marca es lo que la distinguirá de otras firmas similares. Y si esa experiencia implica evocar un recuerdo mediante una textura reconocible, se afianzará aún más en la mente del comprador. Al igual que el recuerdo de un olor puede transportar a otro tiempo y otro lugar, el tacto da la sensación de un sorprendente realismo.

Esta textura, impresa sobre el soporte rígido dibond blanco, simula un bordado textil, conseguido mediante la superposición de finas líneas de tinta blanca, como si estuviesen entretejidas. Ya sea un e-commerce o una tienda física, incluir texturas en elementos de branding, publicitarios o como parte de la decoración de la tienda, es una manera efectiva de recalar en la mente del consumidor y conseguir que recuerde la marca de una forma memorable.

Sorprende para fidelizar

Este acabado de gran formato es la evolución del poderoso diseño sensorial. El hecho de ofrecer algo novedoso al público, que potencie las cualidades de un producto, es una gran oportunidad para la fidelizar ya que el recuerdo de algo tangible y exclusivo perdura y se afianza tras una experiencia de compra. 

En una sociedad en constante cambio, es necesario aportar todos los argumentos posibles que sumen valor al conjunto. Las texturas son algo sorprendente que provoca el deseo irremediable de tocar y ahora es posible conseguir un detalle microscópico inalcanzable con otros recursos más convencionales. Como muestra, esta textura vegetal impresa sobre soporte de fórex en la que se aprecian con detalle los nervios de una hoja gracias al relieve y al brillo aplicado mediante tinta blanca y barniz.

Texturas en decoración

Aplicar texturas para decorar y ambientar un restaurante, una tienda o, incluso, los formatos pop-up retail cada vez más popularizados y diseñados para implicar al público de manera activa mediante la interacción, es otro recurso para potenciar la imagen de una manera original, atraer al público y conseguir una privilegiada posición en la mente del consumidor.

Con esta técnica, no solo es posible reproducir texturas de la naturaleza o materiales nobles, también es viable aplicar volumen y brillo a ilustraciones, tipografías u objetos. En este caso se ha impreso un cuadro sectorizado con tres niveles de textura, que podría colgarse en un restaurante de comida mexicana. En el fondo se le ha aplicado un mosaico azteca con relieve, para diferenciar las líneas en blanco puro. Además, cada objeto ilustrado en el cuadro tiene matices con volumen y mucho brillo. Todo ello se enmarca en un soporte de fórex con bordes con textura que simulan la madera para separar cada sección del mismo.

Atender a los hábitos de consumo es fundamental para diseñar productos y estrategias de éxito. Se trata de patrones de comportamiento dominantes y la curiosidad por tocar es una necesidad innata y perpetua en el ser humano. El branding sensorial o una decoración que atraiga y permita al público interactuar es una manera de implicar de lleno al consumidor y hacerle partícipe de una experiencia que va más allá de una simple adquisición. En definitiva, se trata de que el cliente no solo vea una marca, sino que también pueda sentirla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *