Tutoriales

Cómo preparar el arte final para barniz digital

Si el objetivo es dar volumen y brillo a un trabajo impreso, una opción a valorar es el barniz digital 2D o 3D. Este acabado de impresión digital tiene la capacidad de crear efectos llamativos perceptibles a la vista y al tacto. En este caso, a la hora de preparar el arte final es necesario tomar en consideración algunas especificaciones técnicas.

El barniz digital se puede aplicar prácticamente sobre cualquier tipo de soporte, ya sea papel o sintético, siempre plastificado previamente. Se caracteriza, además, por su resistencia al roce y por repeler ligeramente el agua.

Entre sus aplicaciones se encuentra el packaging, las tarjetas de visita, las felicitaciones, los trípticos, los catálogos comerciales, las cubiertas de libros, y también se usa para crear el efecto de marca de agua o resaltar zonas con alto brillo o relieve.

Los barnices 2D y 3D pueden combinarse con la estampación en oro o plata, que le aporta una connotación asociada al lujo y la elegancia. Este doble efecto suele aplicarse en los elementos de comunicación y packaging en joyerías, antigüedad, bebidas premium, artículos de lujo, galerías de arte, productos de belleza, etc.

A continuación, vamos a explicar paso a paso el proceso de preparación del arte final de un diseño en el que quiera aplicarse un barniz digital en 2D o 3D:

  1. Una vez realizado nuestro diseño, procedemos a separar en dos páginas independientes el CMYK y la selección de la imagen a barnizar.
  2. En la página 1 seleccionamos la parte de la gráfica en la que aplicaremos el barniz y la rellenamos de 100% color negro.
  3. En la página 2 incluimos la parte del diseño que se imprimirá en CMYK.

Recomendaciones para el diseñador

Barniz 2D

El barniz selectivo 2D se aplica como un acabado de impresión para resaltar detalles. Para crear la silueta de las zonas a cubrir debemos utilizar el color negro al 100%.

Barniz 3D

Se usa principalmente para crear texturas con relieve, dar volumen y profundidad a las imágenes, así como resaltar textos o motivos. Para poder aplicar un barniz selectivo 3D, debe utilizarse una capa de degradado negro, teniendo en cuenta que a mayor porcentaje de negro, mayor relieve, con un mínimo del 10% y un máximo del 100%.

Para imprimir con una calidad óptima es necesario que los diseños se entreguen con una resolución mínima de 300 dpi a tamaño real y en formato PDF. Este documento PDF deberá contar con un sangrado perimetral de, al menos, 3 mm y las tipografías utilizadas en el mismo deben de ir trazadas.

Recomendamos su uso sobre superficies oscuras y plastificado en mate para un mejor acabado. Es importante que las tipografías utilizadas tengan un grosor mínimo de 0,5 mm para el trazado 3D y de 0,25 mm para el 2D, y 1 mm en calado en 3D o 0,5 mm en 2D. Las líneas deben tener, al menos, un mínimo de 0,5 mm en el trazo en 3D o 0,25 mm en 2D, y 1 mm en calado en 3D o 0,5 mm en 2D. Hay que tratar de evitar el uso del barnizado en pliegues o hendidos, ya que se puede desprender por la presión ejercida. Debe respetarse un margen de 2 o 3 mm hasta el borde del corte y de los pliegues sobre el que no se aplicará barniz, así como mantener esa misma distancia de seguridad en caso de que el trabajo tenga zonas troqueladas.

 

Toda la información recopilada en este artículo puedes encontrarla en la Guía Técnica del Barniz Digital que hemos elaborado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *